Sin duda alguna, WhatsApp es la aplicación de mensajería instantánea más usada para el intercambio de mensajes cortos con amigos, familiares y grupos, aunque el contenido que se comparte no siempre es cierto o puede contener bulos.

En ocasiones, los usuarios de WhatsApp tienen que hacer frente a mensajes cuyo contenido suele confundir e incluso alarmar al receptor, provocando que éste a su vez difunda el mensaje a su lista de contactos, y así sucesivamente entre los usuarios de la App, hasta que todo el mundo lo recibe.

Hasta no hace mucho tiempo, los bulos circulaban por los correos electrónicos, pero con la aparición de WhatsApp, han dado el salto a este otro canal de comunicación, dotando de mayor credibilidad a los mensajes al ser recibidos directamente de amigos, familiares y conocidos.

Este tipo de mensajes, cuyo objetivo es desinformar a los usuarios con mensajes falsos y alarmistas, son los denominados bulos. En ocasiones también se utilizan para engañar a las víctimas para que accedan a un enlace y faciliten información personal, se suscriban a servicios de mensajería premium o descarguen archivos infectados con malware.

Desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad y la Oficina de Seguridad del Internauta han creado esta infografía para mostrarnos cómo identificarlos y evitar así participar en la distribución de mensajes falsos.